4. La panorámica

Primer día real y comienza nuestra jornada desayunando un delicioso muffin de mi querido Dunkin Donuts. Junto a la estación de Zoologischer Garten nos recoge el guía de Sandemans (los mismos de Londres) y mediante el tren llegamos a la Paritserplatz. Allí se levanta imponente la Puerta de Brandemburgo flanqueada por las embajadas de Estados Unidos y Francia. La imaginaba más pequeña pero es grandiosa.

Desde ahí nos dirigimos al Monumento al Holocausto, un espacio que recuerda a un cementerio y que bien merece un breve paseo. Pretende hacerte meditar, pensar sobre lo sucedido. Y lo consigue.

Seguimos por Friedrichstrasse hasta el antiguo Ministerio de Aviación, edificio de arquitectura típica nazi. De ahí hasta el Checkpoint Charlie, uno de los conocidos pasos fronterizos entre enanos lados del muro. Nada de lo que encontramos es original de la época pero los berlineses presionaron al gobierno para que no todo lo creado en esos fatídicos años se echase a perder. La pena es que se ha tornado en un pequeño parque temático, lo que supone un curioso ejemplo de cómo convertir un elemento comunista/socialista en uno capitalista ¿verdad?

Subimos luego a la Gendarmenmarkt, donde se ubican las catedrales gemelas: francesa y alemana. Aunque su arquitectura pertenece al estilo neoclásico, debido a la 2GM su terminación no llegó hasta los años 80.
Partimos a Bebelplatz, lugar donde se quemaron 20.000 libros en la «noche de los cristales rotos» y de ahí a la Isla de los Museos, donde termina el tour, frente a la majestuosa Catedral de Berlin, también reconstruida y cuyo interior visitaremos estos días.

Aquí termina nuestro free tour. En el siguiente post contaremos lo que hicimos por la tarde.

— Desde Mi iPad

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.